El CIO y la ayuda a la producción

Sicrom Sobre SICROM

El arranque de este artículo comienza con una pequeña búsqueda en Google: “CIO en la empresa”. Inmediatamente el popular buscador te devuelve millones de resultados. Como es habitual nos ponemos a bucear entre las primeras referencias que parece que se adecuan con mayor exactitud a lo que queremos. Llama la atención que incluso haya debates sobre la traducción de las siglas CIO (Chief Information Officer). Nosotros nos quedaremos con algo así como “Gerente de sistemas”. Más importante que la traducción sería conocer el porqué nace este cargo en las corporaciones, cuales son las principales características del CIO y qué debe o no debe hacer. Según el tamaño, la capacidad de la organización y sus objetivos comerciales, el CIO puede ser desde, el conocido popularmente como “el informático” al “desconocido del traje” que parece inaccesible en su despacho. El CIO debe tener mucho de ambos. Tiene que tener los conocimientos necesarios, desde el nivel usuario a los sistemas más complejos, y una visión gerencial y administrativa de todo el sistema TIC de la organización. Sin embargo conforme se ha ido desarrollando el trabajo desempeñado por el CIO, ganando en complejidad y competencia, parece que se ha ido difuminando un poco qué papel desempeñar dentro de la estructura empresarial. Penteo, el analista TIC independiente, en unos de sus estudios acerca del perfil del CIO reveló cuatro perfiles prototípicos:

El CIO y la ayuda a la produccion

  • Visionario. Su objetivo principal es obtener ingresos a través de la tecnología, dedicando todos sus esfuerzos en lograr este objetivo a través de la innovación. Para ello se centran en explorar nuevos segmentos, crear nuevos canales o analizar de forma exhaustiva  la información del cliente.
  • Partner. Su objetivo principal también son los ingresos, y en este sentido va en línea con el visionario, pero en cambio es menos innovador y tiene menos iniciativa. Se encarga de proporcionar a las áreas de soporte lo que necesitan para hacer llevar a cabo las iniciativas que proponen.
  • Optimizador. Este perfil de CIO tienen una estrategia cuyo objetivo es la innovación, pero que se centra concretamente en la reducción de costes y en la obtención de mejoras en la eficiencia.
  • Facilitador. Su labor se centra más en la mejora del backoffice para aportar valor. Su objetivo es  habilitar a la compañía para que sean otras áreas los que transformen el negocio con su apoyo.

En el contexto actual parece que son los perfiles Visionario y Optimizador los que tienen más facilidades para ser valorados como una figura importante en las empresas donde la innovación juega un papel decisivo. Así, Microsoft revela que el perfil CIO está en constante evolución para ser un agente de innovación que acompañe al negocio. Pero no dejan de ser perfiles prototípicos. Todos ellos tienen que tener un poco de Facilitador pues se trata de que toda la estructura TI sea un valor añadido, colaborativo y de ayuda a los procesos productivos de la empresa.

Rebecca Jacoby, Directora General de Informática en Cisco Systems, Inc., habla ya en un artículo de 2007 de la necesidad del impulso innovador de las empresas a través de los CIO:

“La función de los CIO, y las organizaciones que dirigen, consiste en servir de “aglutinante” estratégico entre la estrategia comercial de la empresa y la arquitectura tecnológica que la hace posible”. Sin embargo, es aún más certera afirmando que: “Todo CIO mantiene la responsabilidad de mejorar la productividad de las operaciones y garantizar la flexibilidad empresarial. […]Los CIO se encuentran en una posición singular para liderar, en lugar de controlar, la implementación estratégica de las tecnologías emergentes de colaboración basadas en la Web 2.0 en la empresa. Esta transformación exigirá cambiar algo más que la tecnología; también será necesario promover el cambio en las culturas y los enfoques de liderazgo”.

La estructura TI liderada por el CIO debe ofrecer de manera constante recursos para acompañar el crecimiento o sustentar nuevos modelos productivos. El CIO debe priorizar la ayuda a la producción y comunicar su avance en términos estratégicos para el crecimiento de la compañía.

Con los recursos tecnológicos de los que se dispone, éste es el momento oportuno para que la organización TI propugne un cambio de mentalidad y la transformación del presupuesto centrado principalmente en la eficacia operativa a un presupuesto que contemple operaciones, nuevos recursos e inversión en innovación.

En consecuencia, esa innovación en la empresa exige del CIO una visión global y la utilización de tres herramientas estratégicas fundamentales: liderar la transformación empresarial habilitada por las tecnologías de colaboración; posicionar la organización TI como el centro de valor añadido de la empresa y planificar e implementar una arquitectura renovable que hace posible la personalización y crecimiento según la estrategia corporativa.

En definitiva, el CIO y la estructura TI debe emerger como un sólido pilar donde anclar todos los procesos productivos de la empresa sin perder nunca la perspectiva práctica de su posición.